FILOSOFÍA

 

El nacimiento

de una idea vital

 

 

Castell d’Encus nace con la inquietud por encontrar terrenos que

den vinos más frescos, pero sin sacrificar una adecuada

madurez fenólica de la uva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El origen del proyecto se debe al impacto personal que, mientras buscaba terrenos que reducesen el efecto del cambio climático en los Pirineos leridanos, tuvo sobre Raül la zona donde actualment se encuentran los viñedos.

 

El nacimiento de un proyecto es la mezcla de distintos factores. El sueño, la percepción de la energía, el hallazo de lo casi idílico, la paz… son conceptos que han tenido mucho peso en la concepción de Castell d’Encus. La bodega nace con la clara vocación experimental y con la misión de obtener vinos finos y elegantes de alta calidad.

 

El origen del proyecto se debe al impacto personal que, mientras buscaba terrenos que reducesen el efecto del cambio climático en los Pirineos leridanos, tuvo sobre Raül la zona donde actualment se encuentran los viñedos.

 

El nacimiento de un proyecto es la mezcla de distintos factores. El sueño, la percepción de la energía, el hallazo de lo casi idílico, la paz… son conceptos que han tenido mucho peso en la concepción de Castell d’Encus. La bodega nace con la clara vocación experimental y con la misión de obtener vinos finos y elegantes de alta calidad.

 

 

 

FILOSOFIA

 

El nacimiento

de una idea vital

 

 

Castell d’Encus nace con la inquietud por encontrar terrenos que den vinos más frescos, pero sin sacrificar una adecuada madurez fenólica de la uva.

 

El origen del proyecto se debe al impacto personal que, mientras buscaba terrenos que reducesen el efecto del cambio climático en los Pirineos leridanos, tuvo sobre Raül la zona donde actualment se encuentran los viñedos.

 

El nacimiento de un proyecto es la mezcla de distintos factores. El sueño, la percepción de la energía, el hallazo de lo casi idílico, la paz… son conceptos que han tenido mucho peso en la concepción de Castell d’Encus. La bodega nace con la clara vocación experimental y con la misión de obtener vinos finos y elegantes de alta calidad.

 

 

 

previous arrow
17.03.09_castell-encus_030-min
artitecturephoto_DSF2372
next arrow

UNA TIERRA ÓPTIMA

El Terroir

 

Castell d’Encus se encuentra entre los 800 i 1.230 metros de altitud, rodeado de una importante masa boscosa y con vestigios históricos de la época de los monjes hospitalarios, que ya habitaron estas tierras entre los siglos XII y XVIII. La propiedad consta de unas 120 hectáreas rurales de las cuales 29 son viñedos de bajo rendimiento plantados cara solana en alta densidad. Las variedades escogidas son riesling, albariño, sauvignon blanc, semillón, chardonnay, chenin blanc, pinot noir, syrah, cabernet sauvignon, cabernet franc, merlot, petit verdot y garnacha tinta, todas ellas plantades con el convencimiento de que el clima fresco es el idóneo para su crecimiento.

 

Los suelos son generalment franco-calcáreos, de origen marino con distintes variantes de franco-arenosos, franco-limosos, franco-arcillosos y francos, de bajo contenido en matéria orgánica. Estos suelos, junto con una climatología continental y un alto contraste térmico entre el día y la noche, hacen que podamos obtener unos vinos de alta calidad y gran potencial de guarda. Elegancia, finura y complejidad son los denominadores comunes.

LA INVESTIGACIÓN

El porqué de las cosas

 

No se puede entender Castell d’Encus sin el concepto de investigación. Querer descubrir ha sido el motor que nos ha llevado donde estamos, en un reto para encajar las distintas variables que nos puedan dirigir hacia un estilo de frescura que buscamos para cada uno de nuestros vinos, pero con la complejidad y el sello de personalidad.

LA INVESTIGACIÓN

Fermentación en la piedra: tradición, innovación y autenticidad

 

Una de las singularidades de Castell d’Encus es la existencia de 9 lagares de piedra del siglo XII, excavados en la roca manualmente por los monjes hospitalarios de la orden de San Juan, los primeros habitantes de Castilló d’Encús. Hoy en día disfrutamos del legado que nos dejaron y utilizamos 6 de estos lagares de origen medieval para fermentar algunos de nuestros vinos, mezclando en perfecta armonía la historia y la más moderna tecnología. El hecho de trabajar con levaduras salvajes es una característica diferencial que no resta importancia a la uva y permite un vino mucho más genuino y honesto con nuestro paisaje.

LA INVESTIGACIÓN

Los proyectos

 

En Castell d’Encus creemos firmemente en la investigación y la preservación del medio ambiente. Desde nuestra situación, realizamos acciones para minimizar el impacto humano en el terreno, el viñedo y el medio ambiente, sin el uso de herbicidas ni fungicidas, y aprovechamos la fuerza de la gravedad y la energía geotérmica para ciertas tareas en la bodega. También participamos activamente en proyectos.

 

Uno de estos proyectos es la Microreserva Natural de Castell d’Encus, que próximamente estará incluido dentro de Gratitud Pallars, cuyo objetuvo es la preservación del entorno, la fauna y la flora de Castell d’Encus. Una microrreserva es un proyecto de conservación de la biodiversidad y el patrimonio, y la microrreserva de Castell d’Encus combina la excelencia en la elaboración de vinos en un territorio de montaña con la conservación del medio ambiente. Asimismo, quiere ser la forma de canalizar nuevas acciones para incrementar la biodiversidad de su entorno y darlo a conocer entre la sociedad como un ejemplo que todo el mundo puede implicarse en cuidar la Tierra.

Nuestra filosofía es la de un viñedo orgánico, sin el uso de herbicidas, insecticidas o fungicidas que no se integren en las prácticas orgánicas.